Diseño Interiorismo Coworking La Térmica — LEBLUME.

Coworking La Térmica

Diseño de mobiliario, interiorismo y decoración

Un proyecto de interiorismo basado en la sostenibilidad y el aprovechamiento de materiales desechados. La propuesta consistía en diseñar todo el mobiliario e interiorismo de la sala de Coworking La Térmica utilizando materiales en desuso que la Diputación de Málaga había acumulado en un viejo almacén durante los últimos 20 años.

Entre otras muchas cosas, encontramos un antiguo stand de feria que simulaba un cortijo andaluz. Según nos contaron, hacían falta dos trailers para transportarlo y unas 15 personas para montarlo. Se componía de unas 50 vigas de madera que formaban la estructura principal, una pérgola, estanterías de madera maciza, mesas, sillas y taburetes de anea y otros elementos estructurales. Este hallazgo fue determinante para el proyecto.

Uno de los objetivos que nos planteamos desde el principio, fue plasmar la identidad de La Térmica, ganadora de un Laus de bronce en 2012, en el mobiliario y la decoración. La sala, de 170 m2 y 20 puestos de trabajo, se dividió en 5 espacios distintos:

 

1. El área de trabajo
Para esta zona se hicieron dos mesas de 3’4 x 1’4m, para 6 puestos cada una, y una de 3’6 x 1’4m, para 8 puestos. La estructura se hizo reutilizando parte de las vigas de madera de pino que se encontraron, y para el tablero se fabricaron tres piezas a medida de pino gallego alistonado, usando maderas nuevas provenientes de bosques sostenibles. Cada mesa cuenta con un cajón central donde se alojan las regletas, cables y conexiones.
También se hicieron unas estanterías aprovechando unos perfiles metálicos que pertenecían a otras que encontramos, y unas baldas extraídas de maderas reutilizadas. Y por último, unas cajoneras donde se plasmó sutilmente la identidad aprovechando los tiradores de los cajones. Cada cajón lleva una sola guía corredera. De esta forma, reducimos la cantidad de guías utilizadas en un 50%.
Como complemento, se hizo una pared de pizarra a la que se denominó “El Muro de las ideas”. El lettering fue realizado por el estudio malagueño Santa Rita.

 

08_coworking81

09_cajonera-gif

10_coworking81

11_coworking81

12_coworking81

 

2. La entrada y zona auxiliar
Como complemento a la zona de trabajo se colocaron dos antiguos bancos de carpintero que encontramos en el almacén y unos taburetes altos de anea.
Para la entrada, lugar de bienvenida para residentes y visitas, se restauraron dos chibaletes que pertenecían a una imprenta que estuvo precisamente en otra sala de este mismo edificio 50 años atrás. Aprovechando la estructura reticulada de los cajones y las superficies inclinadas, se usaron como expositor para colocar tarjetas de visita y folletos.
Por otro lado, se hicieron unas taquillas con forma hexagonal, al igual que el logotipo de La Térmica, que recuerdan a un panel de abejas. Reforzando, así, el concepto de trabajo colectivo en equipo.

 

13_coworking81

20_coworking81

22_coworking81

 

3. La sala de reuniones
La Térmica está instalada en un edificio de más de 13 mil metros cuadrados y 100 años de historia. De hecho, en sus orígenes era un orfanato y la sala donde hoy se ubica el coworking era, en su día, una capilla provista de un altar y un coro, aún existentes.
Precisamente sobre el altar, es donde decidimos colocar la sala de reuniones. Nos encantaba la idea de que en otra época hubiera sido un lugar de culto, desde dondese predicaba y también desde donde se escuchaba. Ahora seguirá usándose de la misma forma, pero se “predicarán” y escucharán otra clase de ideas y proyectos.
Para darle privacidad, se hicieron unos separadores de vidrio y marcos de madera, con una puerta corredera, sobre los que se rotuló la identidad de La Térmica. Todo a partir de materiales reutilizados.

 

25_coworking_GIF

27_coworking81

 

4. El Office
Uno de los elementos principales de esta zona es un mueble que hace a la vez de encimera y de barra y, en cierto modo, de recibidor. Así que para ocultar todos los pequeños electrodomésticos, como microondas, cafetera, y otros utensilios, se hizo un frontal a base de tablas de madera, que se aprovechó para colgar algunas macetas a modo de patio andaluz. De esta forma, se mantiene la esencia de los materiales que formaban parte de aquella caseta andaluza.
Como complemento se hizo un salón con dos viejos sofás que retapizamos, una mesita de centro y unos pufs.
Los pufs se hicieron partiendo de un icosaedro. El icosaedro es un poliedro de 20 caras. Poliedro, en griego, significa “muchas caras”, que es precisamente lo que encontramos en una sala de coworking: muchas caras. Y en ésta, en concreto, 20. Además, esta figura geométrica esconde en una de sus perspectivas un hexágono (al igual que el logotipo de la Térmica), lo cual termina de cerrar el concepto por completo.Previendo que se convirtiera en una zona de estar, colocamos un pequeño tablón de anuncios donde los coworkers pueden intercambiar servicios y buscar colaboración entre ellos.

 

29_coworking49

30_coworking29

31_coworking35

32_coworking37

34_coworking81

Diseño Interiorismo Coworking La Térmica — LEBLUME.

 

36_coworking

 

5. La zona de relax
Sobre la entrada de la sala se encuentra el coro, hecho en talla de madera, y en el que todavía queda parte del órgano. Es un espacio pegado al techo, donde quedan un par de metros de altura y a penas llega la luz del resto de la sala. Un lugar desde donde se tocaba música eclesiástica para ayudar a los feligreses a olvidarse de los problemas triviales y alcanzar un estado de ánimo alegre al mismo tiempo que asentaban los conocimientos adquiridos durante la oración. Un lugar ahora reconvertido en sala de relax, con unos cuantos pufs y mesitas.

 

38_coworking81

 

En este proyecto hemos colaborado con Francisco Luque, que ha desarrollado todo el trabajo de carpintería y logística, y con Estudio Santa Rita, que se encargaron de desarrollar la señalética y otros elementos gráficos.
39_coworking81

41_coworking81

40_coworking81

 

Aproximadamente el 80% de los materiales que se emplearon fueron reutilizados. Aún así, pensamos que, como diseñadores, tenemos una gran responsabilidad sobre todo lo que hacemos y producimos para el mercado de consumo. Aunque en nuestros proyectos intentamos optimizar los recursos que empleamos al máximo, sentimos que no es suficiente. Por eso, desde que empezamos este proyecto, nos pusimosen contacto con la Agrupación Ecológica Pinsapo, para comenzar con esta iniciativa en la que nos comprometemos a plantar un árbol por cada proyecto realizado. De esta forma, también ayudamos a reforestar los bosques de nuestro entorno, castigados por los incendios y la deforestación.

 

44_coworking